¿ Plantas purificadoras para ahorra energía?

La calidad del aire que respiramos en los edificios es un tema de vital importacia para los que nos dedicamos a la eficiencia energética, el confort y la salud en la edificación. Y no es para menos…

Inspiramos aire 21.000 veces al día, y respiramos en total unos 15.000 litros de aire diarios

Se trata de cifras que suelen sorprendernos, pero facilitan la comprensión de la importancia de la calidad del aire que respiramos, y de cómo, el control sobre esa variable es fundamental para conseguir viviendas y edificios realmente saludables.

calidad del aire

Plantas purificadoras a estudio

Hace un tiempo “me encontré” con la charla TED de Kamal Meattle, y me sorprendió su planteamiento. ¿Por qué? Porque convierte un argumento tan extendido y casi “quemado” sobre las ventajas de las plantas purificadoras, en un verdadero postulado de las posibilidades del uso de plantas para conseguir edificios con una calidad de aire superior, y de paso, ahorrar energía.

Kamal y su equipo realizaron un estudio en un gran edificio de Delhi (una ciudad con niveles de contaminación muy elevados), y en él se percataron de que, eligiendo las plantas adecuadas, es posible tener aire de calidad muy superior a la del aire exterior. Se trata de eliminar el CO2, formaldehidos y compuestos orgánicos volátiles con la incorporación de elementos vegetales, reduciendo así las necesidades de ventilación.

En este caso utilizaron sólo 3 tipos de plantas (la Areca, la Sansiviera y el Poto), cada una de ellas con una función para conseguir la calidad de aire óptima.

plantas purificadoras

¿Y cómo afecta esto a al eficiencia energética?

Muy sencillo. Si podemos reducir el volumen de aire a renovar para mantener la calidad del aire, reducimos las pérdidas propias de dicha ventilación (al ventilar también se escapa la climatización). La conclusión de este estudio es que, con la utilización de las plantas adecuadas, es posible reducir la ventilación necesaria y se llegan a conseguir ahorros energéticos globales de hasta un 15%, una cifra realmente importante.

Las conclusiones son muy claras, aunque su incorporación directa a la edificación convencional aún es complicada, teniendo en cuenta todos los factores que envuelven a cualquier edificación. Eso sí, sabiendo que realmente funciona, la incorporación de estas especies de plantas en interiores es una muy buena opción a tener en cuenta para mejorar la calidad del aire de cualquier espacio.

De nuevo nuestras abuelas tenian razón… 🙂

Aquí tenéis la charla de Kamal Meattle en TED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *